La etnia Gie Trieng en la zona fronteriza con Laos

(VOVworld) – Gie Trieng es una de las seis minorías étnicas nativas de la provincia de Kon Tum, en la región de Tay Nguyen (Meseta Occidental) de Vietnam. Sus 33 mil pobladores viven principalmente en los distritos de Dak Glei y Ngoc Hoi, ubicados a lo largo de la carretera Ho Chi Minh, lindante con Laos. Esta población tiene una vida espiritual rica; y hasta el momento mantiene tradiciones culturales muy particulares.

En tiempos antiguos, la aldea era la única unidad social de los Gie Trieng. Fueron sus jefes quienes tuvieron el mérito de establecer los villorrios, o personas prestigiosas, conocedoras de las costumbres ancestrales y de acumuladas experiencias en la producción. Hasta hoy, los patriarcas siguen siendo quienes dirigen los asuntos locales.

La etnia Gie Trieng en la zona fronteriza con Laos - ảnh 1
Mujeres Gie Trieng bailan al compás de los gongs y batintines delante Nha Rong (Casa Comunal) en una actividad comunitaria 

Sus pobladores mantienen una relación comunitaria muy estrecha, y al igual que la mayoría de los grupos étnicos en Tay Nguyen, son practicantes del politeísmo, pero Giang (que significa Cielo) es su Dios todopoderoso. Ante la creencia popular de que todos los seres vivientes tienen alma, esta etnia celebra anualmente numerosos rituales en veneración a su Dios, la Casa Comunal Nha Rong y el arroz nuevo, entre otros. Existen además tabúes que han impedido el desarrollo de cada individuo y de toda la comunidad. Sin embargo, ante el avance de la civilización, se han eliminado muchas costumbres anticuadas, como por ejemplo, la de dejar en el suelo o colgar en árboles el ataúd con el cadáver, y la que prohibía a los lugareños entrar en el bosque o salir a trabajar en los 10 días posteriores al fallecimiento de un miembro de la comunidad.

Al respecto, A Be, de la etnia Gie Trieng y residente en la aldea de Dak Rang, de la comuna de Dak Duc, en el distrito de Ngoc Hoi, explicó: “Antes nuestro pueblo vivía con muchos tabúes, hasta los vinculados con la muerte de animales y el parto de perras. Pero con el paso del tiempo y la movilización de los dirigentes y soldados, eliminamos una cantidad de prohibiciones inapropiadas”.

Además del interés de desarrollar la economía y mejorar el nivel de vida, estos aborígenes tienen muy en cuenta la importancia de la preservación y promoción de los valores culturales tradicionales de su pueblo. Cada aldea cuenta con una Casa Comunal llamada Nha Rong, donde se realizan las actividades comunitarias y encuentros entre sus miembros. Duong Ton Bao, investigador de la cultura popular de Tay Nguyen, destacó lo siguiente: “Los Gie Trieng conservan muchas tradiciones hermosas de sus antepasados. En lo que concierne a los instrumentos musicales típicos, Dinh Tut es una orquesta muy singular de esta etnia compuesta por seis hombres instrumentistas vestidos de mujer. Con respecto a las celebraciones, festejan el arroz nuevo, la inauguración de una casa comunal y el crecimiento de los bebés, entre otras”.

En los últimos años, especialmente desde la refundación de la provincia de Kon Tum, el rostro de las aldeas Gie Trieng y la vida de sus habitantes han mejorado mucho. El segundo punto de viraje en su progreso fue el cumplimiento de la construcción de la carretera Ho Chi Minh, la cual facilita la circulación y el intercambio comercial en las zonas de residencia de este grupo étnico.

En la actualidad, no solo saben cultivar mandioca y arroz en terrenos antes boscosos, sino que también dominan las técnicas de la producción de arroz anegado y la plantación de árboles industriales adecuados para su tierra, tales como el caucho y el café. Hoy allí nadie es víctima del hambre y las familias, en su mayoría, disfrutan de una vida cómoda.

No obstante, junto con las casas construidas al estilo moderno de las de muchas ciudades y equipos como autos, motos, refrigeradores y fogones de gas…., aún cuidan las moradas sobre pilares y las hornillas de barro tradicionales, e igualmente tejen sus frazadas y cuévanos de bambú, además de conservar el dialecto de la familia mon jemer y su escritura con el alfabeto latino, así como los otros hermosos legados de sus antepasados.

comentar

Otros