El BRICS tras 16 años de la formación y su futuro camino

(VOVWORLD) - La Cumbre Anual de 2017 del Grupo BRICS, que incluye Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, tiene lugar del 3 al 5 de septiembre en la ciudad china de Xiamen. Bajo el lema “Asociación más fuerte para un futuro más brillante”, la cita tiene como objetivo reforzar la cooperación interna y aumentar el intercambio popular, por la paz y la estabilidad en el mundo. Sin embargo, la comunidad internacional ha manifestado sus dudas ante esta meta, debido a los recientes desafíos que enfrenta dicha agrupación como las disputas fronterizas y la incertidumbre en algunos de sus miembros.
El BRICS tras 16 años de la formación y su futuro camino - ảnh 1 Los líderes de los países miembros del BRICS en Xiamen, China (Foto: AFP/VNA)

En 2001, nació el BRIC, acrónimo de la asociación económica-comercial de las cuatro economías emergentes más importantes del mundo, que incluye Brasil, Rusia, India y China. En 2011, con la adhesión de Sudáfrica, este término se convirtió en BRICS, con la letra “S” añadida a su final.

Sus países integrantes concentran el 42% de la población mundial y el 26% del territorio del planeta, así como cuentan con altos potenciales militares, fuertes innovaciones económicas y rápidos ritmos de crecimiento. Hasta ahora, el BRICS ocupa el 28% del Producto Interno Bruto (PIB) global. Durante los últimos tiempos, este grupo se ha transformado en una locomotora que ha promovido a la recuperación de la economía mundial tras la crisis financiera, además de haber consolidado su papel en comparación con otros mecanismos como el G7 o G20.

Dificultades existentes

Sin embargo, los cambios inesperados de la situación y el orden en el orbe desafían a sus miembros. Concretamente, Brasil ha afrontado una crisis económica, que y política, que acaba de superarla con una tasa de desarrollo de 0,2% después de años de inflación. Mientras, Sudáfrica se encuentra cada vez más hundida en la recesión, con un índice de crecimiento de solo 0,6%. Por su parte, Rusia ha salido del ranking de las 10 mayores economías del planeta, debido a las constantes sanciones contra la nación euroasiática por parte de Estados Unidos y sus aliados. Entretanto, India y China se compiten por mejores intereses geopolíticos. Su reciente enfrentamiento en Doklam, al oeste del Himalaya, duró más de 2 meses y casi hizo que el primer ministro indio, Narendra Modi, cancelara su visita a China para participar en la Cumbre 2017 del BRICS.

Por otro lado, el fuerte crecimiento de Beijing y su creciente ambición ha hecho disminuir la confianza política entre los Estados que forman la agrupación. Asimismo, el fortalecimiento de las tendencias de proteccionismo comercial amenaza el desarrollo de dicho organismo.

Esfuerzos para eliminar dudas sobre la conexión interna

En medio de todo esto, la novena edición de la Cumbre del BRICS, en curso en Xiamen, ofrece una excelente oportunidad para erradicar las preocupaciones de la comunidad internacional sobre la falta de conexión y confianza en esta asociación.

En el discurso inaugural, el presidente anfitrión, Xi Jinping, insistió en una unión más práctica de los cinco países miembros y las renovaciones de sus capacidades de administración económica. Reiteró la necesidad del respeto mutuo y la evitación de los conflictos. Dijo que en el volumen de inversiones externas de 197 mil millones de dólares que el bloque alcanzó  en 2016, sólo el 5,7% de ese valor fue dirigido a sus miembros, una tasa muy baja en comparación con sus potenciales. Por esta razón, se comprometió a aumentar 500 millones de yuanes (unos 76,4 millones de dólares) el Fondo de Inversión Común del BRICS y contribuir con 4 millones de dólares para el nuevo Banco de Desarrollo, una institución creada en el marco del grupo. Y paralelamente, sugirió la ampliación del organismo, que adoptaría el nombre de BRICS Plus, para enfrentar las políticas de proteccionismo de Estados Unidos y aumentar su posición en un contexto internacional que está continuamente en desarrollo.

Tras 16 años de su fundación, el BRICS ha ido influyendo significativamente en la comunidad internacional. Sin embargo, ante las actuales dificultades, el grupo debe desplegar más esfuerzos en la consolidación de la unificación interna e implicarse más en la gobernanza global.

comentar

Noticias Relacionadas
Otros