Elecciones presidenciales en Francia: muchas sorpresas

(VOVworld) – En poco más de 2 meses se celebrará la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Francia. Los candidatos oficiales de los partidos ya se conocen, sin embargo, quién será el triunfador en la carrera por llegar al Palacio del Elíseo sigue siendo una incógnita al surgir hechos impredecibles en los últimos tiempos.

La primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas de 2017 se realizará el 23 de abril y, si fuera necesario, la segunda se efectuará el 7 de mayo. Actualmente, los aspirantes más populares son el expresidente François Fillon, representante de los Republicanos; el ex Ministro de Educación Nacional, Benoît Hamon, del Partido Socialista; Marine Le Pen, del Frente Nacional, y el extitular de Economía, Finanzas e Industria, Emmanuel Macron, del movimiento central En Marcha.

Muchas sorpresas

Hace unos meses, los analistas creían que los comicios presidenciales en Francia serían una competición solo entre el expresidente Nicolas Sarkozy, de Los Republicanos, y su sucesor saliente, François Hollande, del Partido Socialista. No obstante, en las últimas semanas, el ex primer ministro François Fillon, quien había estado detrás en las encuestas, consiguió grandes respaldos para convertirse en el candidato de la facción de la Derecha. Mientras, cuando Hollande anunció que no se presentaría a la reelección, el ex titular de Educación, Benoît Hamon aventajó al ex primer ministro Manuel Valls para ser el representante de la Izquierda. Estos dos cambios indican que habrá más sorpresas en esta carrera presidencial.

Elecciones presidenciales en Francia: muchas sorpresas - ảnh 1
El candidato de En Marcha, Emmanuel Macron, en una campaña electoral en Lyon el 4 de enero


Por otro lado, se creyó que la división y el debilitamiento en la Izquierda limitarían las posibilidades de la líder ultraderechista Marine Le Pen y garantizarían una victoria de Fillon. Sin embargo, las acusaciones contra el último por haber pagado a su esposa y sus dos hijos 984 mil euros con trabajos ficticios en el Parlamento le redujeron su índice de aprobación al 20%, el nivel menor en comparación con el de otros candidatos.

Resultados impredecibles

Ante esta situación, los aspirantes están desplegando todos sus esfuerzos para conseguir más apoyo. El 4 de febrero, Marine Le Pen lanzó su campaña titulada “Devolver el orden a Francia”, en la cual propuso la salida del país de la Unión Europea, creación de un impuesto sobre la contratación de asalariados extranjeros, derecho a la jubilación a los 60 años, reducción de los tributos para las pequeñas y medianas empresas, aumento de algunos fondos de bienestar, además de la educación gratuita para los nativos y la limitación de inmigrantes. Sin embargo, en su programa faltan puntos relativos a la macroeconomía, deudas públicas, déficit presupuestario y las medidas para garantizar el mejoramiento del bienestar y al mismo tiempo disminuir y eliminar impuestos. Además, a la candidata el Parlamento Europeo le exige devolver unos 300 mil euros por un contrato de asistentes que nunca trabajaron para la institución, sino para su partido.

Entretanto, François Fillon anunció que no abandonará la carrera a pesar de las pocas posibilidades de reelección porque su imagen ha sido dañada gravemente.

Por su parte, Benoît Hamon enfrenta muchos obstáculos, puesto que el Partido Socialista al cual representa está perdiendo la confianza del pueblo debido a la inestabilidad de la economía y la seguridad tras 4 años de gobierno.

Este contexto parece dar muchas ventajas a Manuel Valls, candidato del Centro, pero quien está tratando de lograr el favor de votantes de otras facciones. Sin embargo, debe recordarse que estas conclusiones se derivan de las encuestas y habrá que esperar a los resultados finales.

comentar

Noticias Relacionadas
Otros