Estados Unidos ofrece su mediación en la crisis del Golfo Pérsico

(VOVWORLD) - El presidente estadounidense, Donald Trump, recientemente se ofreció a ejercer de mediador en la crisis existente entre varias naciones árabes lideradas por Arabia Saudita y Qatar en caso de que fracasen los esfuerzos actuales encabezados por Kuwait para resolver el conflicto. También, manifestó su esperanza de poder lograr pronto un acuerdo de reconciliación. ¿A qué se debe esta acción?
Estados Unidos ofrece su mediación en la crisis del Golfo Pérsico - ảnh 1 El presidente estadounidense, Donald Trump, en un evento en Arabia Saudita (Foto: Reuters)

 Trump lanzó dicha propuesta durante una rueda de prensa conjunta con el emir kuwaití, Sabah al-Ahmad al-Jaber al-Sabah, en Washington a finales de la semana pasada. El mandatario estadounidense cree que él “puede ayudar” a resolver la crisis en el Golfo Pérsico, y estaría dispuesto a hacerlo.

También, mantuvo conversaciones separadas por teléfono con los príncipes de Arabia Saudita y de los Emiratos Árabes Unidos, y con el emir de Qatar, para hacer hincapié en la necesidad de restablecer la solidaridad entre los socios árabes de Estados Unidos para promover la estabilidad regional y enfrentarse a las amenazas por parte de Irán.

Afirman la influencia estadounidense en la región

Esta crisis, la mayor registrada en el Golfo Pérsico, estalló el 5 de junio cuando Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos, Egipto y Bahréin anunciaron el cese de las relaciones diplomáticas y comerciales con Qatar, además de bloquear todos los caminos terrestres, marítimos y aéreos hacia este territorio, acusándole de respaldar a Irán y a los grupos islámicos extremistas.

Desde entonces, a pesar de los esfuerzos de mediación por parte de Turquía, Rusia y Kuwait, no se ha alcanzado ningún resultado positivo. En medio de todo esto, Estados Unidos se ofrece a desempeñar el papel de pacificador. Pero, de acuerdo con observadores internacionales, esta acción tiene varios propósitos.

Para Washington, lo más importante es mantener el flujo de petróleo libre y  prevenir los ataques terroristas contra su territorio y sus aliados europeos, así como impedir que Irán llegue a ser una hegemonía en la región. Desde hace mucho tiempo, Estados Unidos ha aspirado a establecer una alianza con países de mayoría suní para mantener a raya a Irán, de mayoría chiita, y luchar contra los terroristas yihadistas. Actualmente, las sedes militares norteamericanos se encuentran principalmente tanto en Qatar como en Arabia Saudita y Bahréin. Por esta razón, las discordias actuales en el Golfo Pérsico afectan a los beneficios de Washington. Sin embargo, desde su estallido en junio, la Casa Blanca solo se ha pronunciado con declaraciones generales hacia la contención y el diálogo entre las partes involucradas.

Acciones intencionadas

Solo hasta la reciente visita del canciller ruso a Kuwait, a los Emiratos Árabes Unidos y a Qatar, donde anunció la disposición de su país a ayudar en la búsqueda de medidas aceptables para todas las partes, Washington informó sobre su decisión de participar en el proceso. Además, Doha está saliendo gradualmente de su aislamiento, con la puesta en funcionamiento del puerto de Hamad, una obra clave que le permitirá realizar intercambios comerciales con muchos países del mundo y aliviar las tensiones con el bloque vecino. Entretanto, Qatar, Turquía e Irán están acelerando las negociaciones para utilizar los caminos terrestres de este último país con el fin de promover las actividades comerciales trilaterales. Gracias a esta iniciativa, el boicot de otras naciones árabes contra Doha ya no será tan efectivo.

Se puede decir que la sugerencia del presidente Trump demuestra una nueva política de Estados Unidos hacia la crisis en el Golfo Pérsico, en la que competiría por la influencia con Rusia y consolidaría su papel en esta región. El éxito del plan de reconciliación del mandatario depende de muchos factores. Sin embargo, esta propuesta sigue siendo aplaudida para ayudar a la zona a aliviar los conflictos y sobreponerse a la incertidumbre.

comentar

Noticias Relacionadas
Otros