Aldea de Uoc Le, cuna del embutido vietnamita “gio cha”

(VOVWORLD) - Situada a unos 30 kilómetros de Hanoi, la aldea de Uoc Le es famosa por la elaboración tradicional del “gio cha”, un plato vietnamita conocido también como embutido o salchicha. Esta profesión surgió en este lugar hace unos 500 años y hasta ahora es una parte indispensable de la cultura gastronómica del país.
Aldea de Uoc Le, cuna del embutido vietnamita “gio cha” - ảnh 1La puerta principal de la aldea de Uoc Le

 Fue bajo la dinastía Mac (1527-1592) que una concubina imperial, originaria de Uoc Le, reveló a los lugareños la receta del famoso pastel de cerdo, sin sospechar que sería de un alimento de subsistencia para varias generaciones de aldeanos. Con el tiempo, este oficio ha ido progresando cada vez más y sus fabricantes han viajado a muchas localidades de dentro y fuera del país para desarrollarlo aún más y ampliar el mercado de consumo de sus productos. Nguyen Duc Hanh, un anciano del pueblo, contó: “El 90% de la población de nuestra aldea se dedica a la producción de "gio cha". Para presentarlo y poder venderlo cada vez más, mis connacionales han abierto negocios en otras partes, a veces incluso en el extranjero, como Estados Unidos y Francia”.

Así que es verdad que el pastel de cerdo sigue siendo la especialidad de la aldea. Y también tienen otras variedades, como el “giò” (carne machacada y cocida al vapor), los hechos con canela o incluso fritos. Como es el caso cuando se trata de una especialidad local, sus secretos se conservan. Todo lo que podemos decir es que la carne es fresca, mientras que la fase más solicitada es la de envolver fuertemente la mezcla en hojas de plátano, dándole forma cilíndrica y finalmente se hierve. ¿Por qué se utilizan hojas de plátano, en lugar de papel de aluminio? Es porque les dan un perfume inimitable y, sobre todo, un aspecto rústico, sin el cual ciertamente no tendrían tanto éxito. Nguyen Duc Binh, un fabricante de este embutido, que lo vende en el mercado de Khuong Dinh, explicó lo siguiente: “Para hacer una buena pasta, la carne de cerdo debe ser ultra fresca. Y por supuesto, tiene que encontrar el equilibrio correcto entre la porción de la carne roja y blanca. Hoy, las máquinas han reemplazado al buen mortero de madera viejo, que obviamente reduce la carga laboral. Sin embargo, durante el proceso de ejecución, pueden añadirse unas pocas cucharadas de salsa de pescado para darle más sabor y también sal, pimienta negra molida y azúcar. También se dice que el producto es perfecto cuando tiene una buena elasticidad y una textura lisa, mientras su color es levemente pálido y rosado, además de oler a las hojas del plátano”.

En Uoc Le en particular y en Vietnam en general, las empanadas de carne trituradas existen en dos formas principales, como “gio” y “cha que” (carne frita que se mezcla con harina de canela y miel). En cuanto al “gio”, la carne de cerdo se corta en rodajas finas antes de golpearla con especias hasta que se vuelva pastosa, envuelta en una hoja de plátano y cocida al vapor durante un poco más de una hora. Mientras tanto, para el “cha que”, la primera fase es también cocinarlo al vapor y la segunda es freírlo. Por eso, el tiempo para elaborar este plato es más largo, como explica Nguyen Dinh Duong, un fabricante de Uoc Le: “Para crear “cha que”, se ultiliza un tipo de carne un poco más grasa y no se enrollan con hojas de plátano, sino que se amplía esta mezcla en una bandeja antes de cocinarla al vapor y freírla. Un kilo de carne se puede hacer un kilo de “gio”, mientras que se produce 1,2 kilos del “cha que”.

Los fabricantes de Uoc Le están orgullosos de sus especialidades culinarias debido a su gusto delicioso y autenticidad. Por este motivo este producto es el favorito de numerosos gastrónomos nacionales, particularmente en ocasión del Tet (Año Nuevo Lunar). En 2003, un grupo de artesanos del pueblo hizo el rollo “cha que” más grande para promover su artesanía tradicional. Esta obra fue reconocida como un récord del país. Al respecto, Nguyen Duc Binh, continuó: “Tomamos 170 kilos de carne, 50 kilos de grasa, harina de canela y especias en cantidad para elaborar el pastel que pesaba unos 200 kilos con una longitud de 4 metros y un diámetro de 50 centímetros. En ese caso, fui galardonado con un certificado de artesano, con el cual estoy muy orgulloso”.

 Cada año, el día 15 del primer mes lunar, todos los fabricantes de Uoc Le regresan al pueblo para reunirse y rendir homenaje a sus antepasados, quienes les transmitían su profesión tradicional con la cual les permiten sobrevivir y prosperar.

comentar

Noticias Relacionadas
Otros