Cuba es mi segunda patria

Por Claudia Fonseca Sosa (periodista cubana)

 

 

Hace 50 años, Nguyen Duy Cuong escribió en la dedicatoria de su tesis de grado que Cuba, tan heroica como Vietnam, era su segunda patria. La vida de este septuagenario no ha sido desde entonces otra cosa que un compromiso perdurable con aquel pensamiento.

El estudio sobre poesía cubana en el primer lustro de la Revolución, con el cual coronó su licenciatura en lengua y literatura hispanoamericana, sería solo la antesala de una prolífera carrera vinculada siempre a Cuba…en los días de ajetreo periodístico como corresponsal de la Agencia Vietnamita de Noticias (VNA) en La Habana, o en los más de ocho años que ha dedicado a la preservación y el fomento de la solidaridad entre sus dos patrias, como vicepresidente permanente de la Asociación de Amistad Vietnam-Cuba.

Cuba es mi segunda patria - ảnh 1 Cuong relee fragmentos del periódico Nhan Dan, donde publicó artículos en sus días de corresponsal de VNA en La Habana. 

Hoy, en el contexto del aniversario 58 de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Vietnam y las conmemoraciones por el aniversario 45 de la primera visita de Fidel a este país, el venerable Cuong —José para los cubanos— conversa sobre el devenir de la institución que a sus 75 años aún dirige.  

“La Asociación de Amistad Vietnam-Cuba se fundó en enero de 1965 para promover la solidaridad internacional con Vietnam del Sur, y difundir ante la opinión pública mundial la realidad de la guerra en la península indochina. Dos años antes una iniciativa similar había fraguado en Cuba, con la creación del Comité de Solidaridad con Vietnam del Sur, a propuesta de Fidel, y con Melba Hernández a la cabeza”.

En tiempos de paz, la Asociación reorientó sus esfuerzos a robustecer los nexos entre los dos pueblos, que con el empeño de sus líderes y los nuevos  espacios de cooperación, irían entretejiendo una hermandad sui géneris en las relaciones internacionales del siglo XX.  

Otra tarea sería institucionalizar y coordinar las acciones de la solidaridad con Cuba en cada rincón de la geografía vietnamita.

“Actualmente la Asociación integra a más de 30 agrupaciones, entre ellas 12 asociaciones provinciales, y 18 filiales con subordinación directa a la estructura nacional. Estas instancias coordinan sus programas con la dirección central, pero tienen autonomía para promover actividades de solidaridad en sus respectivos ámbitos de acción. Entre sus miembros sobresalen los vietnamitas que por décadas se han graduado en las universidades cubanas”.

Con la impronta y el talento de la mujer vietnamita  

En la ejecutoria de la Asociación, el azar reservó a las mujeres un rol protagónico. Su presidenta actual, Truong Thi Mai, miembro del Buró Político del Partido Comunista y titular de su Comisión de Movilización de Masas, prolonga la tradición de que sea una mujer prominente en la historia o la vida política del país, quien encause los destinos  de la institución.

“El primer y único hombre que presidió la Asociación fue Hoang Tung, director general del periódico Nhan Dan y secretario del Comité Central del Partido”.

“Luego, la fortuna fue poniendo el destino de la Asociación en manos de célebres mujeres vietnamitas, entre ellas Nguyen Thi Dinh, figura  cimera de la lucha contra el agresor imperialista en los territorios del Sur, la heroína que se convirtió en la primera mujer General del Ejército Popular, y lideró la Unión de Mujeres de Vietnam”. 

“Tran Thi Thanh Thanh, otrora Ministro-Presidente del Comité para la Protección y Atención de Niños Vietnamitas, prosiguió el legado de  Dinh”.

“Más tarde, con todo el simbolismo de su “sonrisa de la victoria” y el aval legendario de haber soportado el rigor de cárceles enemigas por sus actividades revolucionarias contra el invasor, llegó al cargo de presidenta de la Asociación la heroína Vo Thi Thang, la muchacha que a sus 33 años leyó en la Plaza de la Revolución el llamamiento a la juventud del mundo, durante la clausura del XI Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes celebrado en Cuba en 1978”.

La próxima elegida sería Nguyen Thi Kim Ngan, actual Presidenta de la Asamblea Nacional de Vietnam. Kim Ngan encabezó durante casi una década la labor de la Asociación, por lo que fue merecidamente envestida en 2018 con la Orden de la Solidaridad que entrega el Consejo de Estado de Cuba.

“Los cubanos no olvidarán que fue esta gran amiga del pueblo de Fidel quien encabezó la delegación vietnamita a las honras fúnebres del líder histórico de la Revolución en 2016, la primera comitiva extranjera en pisar suelo cubano para rendir tributo al Comandante en Jefe”, puntualiza Cuong, sin mencionar que fue él precisamente uno de los miembros de aquella representación.

1973: Fidel en Vietnam…y en Cuba

La épica visita de Fidel a Vietnam por primera vez, hace 45 años, sorprendió a Cuong a un mundo de distancia de su tierra natal, en las oficinas de la VNA en La Habana.

Siendo todavía un corresponsal bisoño, viviría la intensidad de aquel suceso, y de otros que removieron drásticamente el escenario político latinoamericano.

Cuba es mi segunda patria - ảnh 2Encuentro fraternal del presidente cubano, miguel Díaz –Cannel Bermúdez, con la Asociación de Amistad Vietnam-Cuba durante su reciente visita de Estado a Vietnam. 

“En septiembre de 1973 yo era el segundo corresponsal permanente de VNA en Cuba, y tuve que asumir la dirección de la oficina cuando el redactor principal fue llamado a servir como traductor durante la visita de Fidel a mi país”.

Cuong se enfrentó a su primer gran reto profesional: narrar desde La Habana, solo y con un know how incipiente en lides periodísticas, la presencia de Fidel en Hanoi y en los territorios liberados de Quang Binh y Quang Tri, al tiempo que se adaptaba al manejo diario de los teletipos por primera vez.

Sobrevino entonces un reto aún más difícil cuando se produjo en Chile el golpe de Estado que cegó la vida del presidente Salvador Allende. El joven reportero redobló esfuerzos para escribir todos los días sobre la agenda de Fidel en Vietnam y a la vez publicar los sucesos que acontecían en Santiago. Fueron jornadas intensas.

“Recuerdo que al regresar a La Habana, Fidel pronunció un discurso en el que pormenorizó sobre lo que había sucedido en Chile. En aquella ocasión, unos compatriotas graduados en Vietnam de especialidades humanísticas llegaron a Cuba para realizar cursos de Lengua española invitados por Prensa Latina. Con el apoyo de esos jóvenes redacté dos artículos para Nhan Dan sobre el trágico panorama interno de Chile, tomando como fuente las palabras de Fidel y algunas crónicas de periodistas latinoamericanos”.

“De modo que Fidel fue doblemente decisivo en mi vida profesional, porque en aquel septiembre su paso por mi tierra me hizo exigirme como periodista, y en su sabiduría encontré señales para entender mejor lo que pasaba en el hemisferio occidental del mundo”.

Un legado para el futuro

Cuong sabe que hay que depositar en las generaciones nuevas las paradigmáticas tradiciones de amistad que unen a Cuba y Vietnam, y que la Asociación puede ser un pilar en ese propósito.

“Un primer paso es transmitir de manera creativa a los más jóvenes esas tradiciones, con acciones institucionales que difundan la historia común de nuestros pueblos y el legado que eso representa para el mundo”.

“Otra vía es la coordinación de actividades concretas en los ámbitos de la cultura y de la economía, para fomentar más programas de cooperación que establezcan marcos para el intercambio permanente”.

“El excelente estado de los nexos políticos, de amistad, y solidaridad entre Cuba y Vietnam, son un capital simbólico invaluable que sirve de punto de partida para sumar a las generaciones venideras a esta larga historia de hermandad, de profunda hermandad, que juntos hemos construido”.    

Entretanto, Cuong sigue viviendo cada día para Cuba, su segunda Patria. Y cuando algún cubano precisa su apoyo, de su voz pausada y reflexiva, que con sus canas y su escasa estatura le dan un viso de viejo maestro sabio, saldrá siempre la misma respuesta: “cuenten con la Asociación, nosotros podemos ayudar”.

comentar

Yaima Rodríguez

Gracias por esta entrevista, gracias al señor José por su generosidad con todos los cubanos y a todo Vietnam!

Otros