Un modelo de gestión de manglares litorales ayuda a recuperar el escudo frente al desastre natural

(VOVWORLD) - La gestión de los manglares litorales ha sido realizada con eficacia por los habitantes de la aldea de Au Tho B, comuna de Vinh Hai, cabecera de Vinh Chau, provincia sureña de Soc Trang. Con la ayuda de la Organización de Cooperación para el Desarrollo de Alemania (GIZ), los bosques protectores locales han prosperado hacia el mar, convirtiéndose en un escudo verde para garantizar la seguridad de los lugareños frente a los desastres naturales. 

El área antes mencionada está cubierta por el verdor de manglares a lo largo de 2 kilómetros de costa. Hace 20 años, este lugar fue una zona de aluviones con pocos árboles. En muchas ocasiones, la subida de la marea arrastró los cultivos y las viviendas de los aldeanos. Ante esa situación, el sector agrícola y las autoridades locales planearon evacuarles a otros sitios más seguros y reforestar el área costera. Thach Soal, jefe del Grupo Administrativo de Manglares Litorales de la aldea de Au Tho B, comuna de Vinh Hai, cabecera de Vinh Chau, provincia sureña de Soc Trang, informó: “En aquel momento los guardabosques estaban dispersos mientras que las autoridades locales no prestaban una debida atención a la protección forestal. Entretanto, la mayoría de los lugareños vivían con escasos recursos económicos, por lo tanto, algunos de ellos talaban los árboles para obtener leña, lo que provocó la deforestación creciente”.

Un modelo de gestión de manglares litorales ayuda a recuperar el escudo frente al desastre natural - ảnh 1 Manglares litorales en la provincia de Soc Trang (Foto de ilustración)

Numerosas medidas han sido adoptadas entre las cuales destaca el modelo de Administración de Manglares Litorales con el apoyo de la Organización de Cooperación para el Desarrollo de Alemania. En los primeros días de su despliegue en una superficie de 110 hectáreas del poblado de Au Tho B, hubo sólo 240 personas involucradas en el proyecto, todas ellas nativas por lo que consideraban esa tierra como de su propiedad y su lugar de origen. De esta manera, la administración del programa les autorizó la protección forestal y anunció los beneficios económicos que derivaban de los bosques a la comunidad. Según Thach Bun Thone, miembro del proyecto, junto a la responsabilidad del control de los recursos de la selva, a los participantes se les otorgó una tarjeta de entrada a esta zona restringida para buscar leñas y capturar camarones, cangrejos y peces para su vida diaria. Asimismo, realizan la supervisión conjunta para garantizar la explotación sostenible de los recursos acuíferos. Al respecto, Thone afirmó: “Cada familia posee un terreno pequeño de producción a lo largo de la costa. En este sentido, si se destruye la selva, su tierra será salinizada por la subida del mar. Esta es la razón por la cual participo en el proyecto para salvaguardar los bloques protectores”.

Además, el grupo administrativo ha confirmado la factibilidad de la cría de moluscos en los manglares con vistas a mejorar los ingresos de la población local. Gracias a este proyecto piloto, la vida de los lugareños ha prosperado económicamente.

Un modelo de gestión de manglares litorales ayuda a recuperar el escudo frente al desastre natural - ảnh 2 Jóvenes de la provincia de Soc Trang participan en la reforestación (Foto: Chanh Da/thanhnien.vn)

El referido modelo consta de 4 áreas específicas. Estas son las zonas de protección, de recuperación interna y externa, y de explotación sostenible. Cada una tiene sus propias funciones, desde proteger los acuíferos para su reproducción y mantener la biodiversidad hasta impedir la salinización del suelo, evitar el deslizamiento de tierras y ampliar el corredor de los bosques protectores.  

De acuerdo con Thach Soal, durante los últimos años, su equipo se ha coordinado con el sector agrícola y las autoridades locales para incrementar la superficie de reforestación a 370 hectáreas. El jefe del grupo dijo lo siguiente: “Nos sentimos tranquilos al ver la densidad creciente de las masas forestales frente a las amenazas de vientos y olas. No necesitamos el hormigón para los diques marinos ya que disponemos de los bosques protectores extendidos a lo largo de la costa de mil metros. Cuanto más aumenta la superficie de los manglares, más camarones y peces tenemos para mejorar la calidad de la comida”.

Siendo un punto brillante en la explotación responsable de los recursos naturales, este modelo ha ayudado a renovar el pensamiento de los lugareños en la protección forestal. Con su eficiencia, este proyecto ha sido introducido ampliamente en otras zonas litorales en el Delta del río Mekong.

comentar

Noticias Relacionadas
Otros