Asean determinada a mantener la paz y estabilidad en el Mar del Este

(VOVWORLD) - La quincuagésima Reunión de Cancilleres de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (AMM-50) y las citas conexas aún en desarrollo en Manila, capital de Filipinas tratan el fortalecimiento de los vínculos intra-regionales, las relaciones con sus socios y la construcción de la Visión del boque regional hasta 2025. Este evento registró los resultados positivos iniciales cuando el grupo del Sureste Asiático (Asean) y China aprobaron el pasado 5 de agosto el borrador marco del Código de Conducta de las partes concernientes en el Mar Oriental (COC) y al mismo tiempo decidieron incluir la situación de esta zona marítima en su Declaración Conjunta.
Asean determinada a mantener la paz y estabilidad en el Mar del Este  - ảnh 1 Una sesión plenaria de la 50 reunión ministerial de la Asean en Manila, Filipinas

 El Mar del Este no sólo es un área estratégica para los países miembros de la Asean, sino que también es la ruta marítima vertebral de la región y del mundo en general. Debido a su importancia, suelen producirse allí las controversias a raíz de los reclamos soberanos hechos por las partes implicadas. Por ende, este espacio marítimo no puede excluirse de los intereses comunes del bloque y los temas que se relacionan con este último se encuentran en la agenda de trabajo de las reuniones anuales.

Es necesaria una herramienta jurídica obligatoria

Durante años, la Asean desea construir junto con China una herramienta legal con fuerza vinculante para evitar los eventuales conflictos en las aguas disputadas. La idea de crear un COC surgió a partir de 2005, pero tardó 12 años hasta que la agrupación regional y el gigante asiático adoptaran formalmente su borrador marco.

Las naciones integrantes de la Asean tienen un enfoque común en este sentido, según lo cual el COC debe basarse en la Declaración sobre la Conducta de las Partes en el Mar Oriental (DOC) firmada en 2002 y actualizarse para adaptarse a la nueva coyuntura. Por eso, los contenidos principales del COC deben demostrar el respeto a las Leyes Internacionales, especialmente, la Convención de la ONU sobre el Derecho del Mar de 1982 (UNCLOS) y el Tratado de Amistad y Cooperación en el Sureste Asiático (TAC). Las partes involucradas tienen el deber y la responsabilidad de mantener la paz, la estabilidad, la seguridad y la libertad de navegación aérea y marítima en el Mar Oriental y resolver las disputas por vías pacíficas, sobre la base de las legislaciones universales.

Además, la Asean desea que el proyecto marco del COC deba resaltar el carácter obligatorio más alto que el DOC y tener mecanismos para supervisar y garantizar su plena aplicación, y especialmente suplementar las disposiciones que hacen hincapié en el principio de respetar a las zonas económicas exclusivas y plataformas continentales del los Estados costeros en virtud de la UNCLOS.

Asimismo, indica que el referido documento debe buscar la ratificación de cada país firmante antes de su entrada en vigor oficia para convertirlo en ley. Aunque esto representa un desafío no pequeño y la aprobación del marco del Código es un gran avance y refleja el deseo de numerosas naciones miembros de la organización regional de construir una zona marítima pacífica, estable, amistosa y cooperativa.

En el comunicado conjunto emitido el 6 de agosto, los cancilleres de la Asean señalaron su postura de aplaudir el logro de este texto y expresaron gran preocupación por los recientes sucesos, tales como la construcción ilegal en arrecifes y las actividades de militarización en la zona. Esas acciones erosionan la confianza, escalan la tensión e impactan en la paz, la seguridad y la estabilidad en la región, indicó.

Por otro lado, ratificaron su compromiso de actuar con moderación, evitar los actos que compliquen la situación y perseguir la garantía de la paz y la estabilidad en la zona.

Un alto consenso

En el contexto de que la Asean se enfrenta a muchos retos, es claro que la búsqueda de un enfoque coherente y satisfactorio para resolver las disputas territoriales en el Mar Oriental no sólo demuestra la contribución del bloque del Sureste Asiático en el mantenimiento de la paz y la estabilidad de la región, sino que también evidencia su papel central en la solución de los problemas regionales e internacionales. En su discurso inaugural de la AMM-50, el canciller de Filipinas, país que asume la presidencia rotativa de la agrupación en 2017, confirmó que “la Asean está juntos en un barco” y que en el contexto de que el bloque conmemora el 50 aniversario de su fundación, cada país miembro debe unir esfuerzos y mantener el espíritu de consenso y responsabilidad para hacer frente a los retos comunes, incluido el del Mar Oriental.

 

comentar

Noticias Relacionadas
Otros