Aldea Antigua de Dong Ngac

(VOVWORLD) - Situada a unos diez kilómetros del centro de Hanoi, la aldea antigua de Dong Ngac, en el distrito de Bac Tu Liem, es una de las pocas villas de la capital milenaria que todavía conservan numerosas valiosas reliquias y obras arquitectónicas antiguas. Este lugar también conocido como “Ke Ve” se fundó hace más de 400 años y su historia está estrechamente vinculada con la de la ciudadela real de Thang Long.
Aldea Antigua de Dong Ngac - ảnh 1 El camino principal que conduce a la aldea fue pavimentado con ladrillos de arcilla

Hasta nuestros días, el pueblo de Dong Ngac ha mantenido intactos muchos valores históricos y culturales marcados por el paso del tiempo. En primer lugar, se pueden mencionar los viejos callejones, con nombres como Dong, Ngac y Ve. Cada uno tiene dos puertas, una orientada hacia el río Rojo y la otra hacia los arrozales. Este tipo de arquitectura se basa en las reglas de la geomancia oriental.

Al adentrase en la aldea, observamos sus caminos pavimentados con ladrillos de arcilla. Esto no es una costumbre extraña ya que según la tradición, se estipuló que cada muchacha con ganas de casarse debía donar previamente 300 ladrillos para pavimentar las carreteras de la aldea. Con el tiempo, todos los caminos de este lugar fueron cubiertos por ladrillos colocados de forma oblicua.

En este lugar se preservan, a pesar de las muchas vicisitudes históricas, numerosas viviendas añejas edificadas hace más de cien años, que eran hogares de hombres estudiosos y mandarines de alto rango bajo las dinastías Le, Mac y Nguyen. Muchos de estos edificios son de madera tallada con numerosas obras maestras de tallas elaboradas por talentosos artesanos. Do Quoc Hien, propietario de la residencia de la familia Do, informó: “Nuestro pueblo se dividía en seis aldeas al principio. Actualmente, consta de cuatro barrios. Hay muchas casas tradicionales con cien años de  antigüedad que tienen tres compartimentos más dos dependencias anexas, además de las residencias dedicadas a la veneración de los progenitores de muchos linajes de la aldea, cuyos descendientes aún guardan valiosas reliquias hasta el momento. En estos santuarios, se salvaguardan también muchos objetos ancestrales, como libros y frases paralelas en chino, cuyo objetivo es recordar a los descendientes que deben esforzarse por el aprendizaje y promover la tradición del linaje”.

Además de las numerosas huellas de la tradición ancestral, el pueblo de Dong Ngac sigue conservando muchas obras de la arquitectura francesa construidas a principios del siglo XX. Estas pertenecían a familias de intelectuales occidentales o de prósperos comerciantes locales. La combinación entre los dos estilos arquitectónicos también contribuye a la belleza única de esta villa antigua que seduce a muchos visitantes

Aldea Antigua de Dong Ngac - ảnh 2El panorama de la casa comunal de Ve

Sobre el sistema arquitectónico de este lugar, no podemos dejar de mencionar la casa comunal de Ve, que fue reconocida como una reliquia histórica nacional. Esta obra fue construida en 1653 y estaba dedicada a la adoración de las tres divinidades tutelares del pueblo. Además, en este sitio se conservan estelas doctorales de residentes locales, desde la dinastía de Le a la de Nguyen. Todavía se pueden contemplar 48 conjuntos de xilografías, incluyendo 8 en relieve, que describen las actividades comerciales en boga en la pasada sociedad, y 7 estelas que cuentan la historia de la construcción y la restauración del monumento. El anciano Pham Quang Dai, explicó: “Vista desde arriba, la casa comunal de Ve se asemeja a la cabeza de un dragón. La puerta de entrada es considerada como la nariz, los dos pozos de agua en el interior son los ojos, la sala de ceremonias la parte superior de la cabeza, y la casa en el medio junto con el harén del santuario representan el cuello del dragón”.

Mientras, la pagoda del pueblo, construida en el siglo XVIII, es también una reliquia histórica nacional que alberga valores arquitectónicos típicos. Este lugar de culto se construyó según la forma de la letra “J”. Tres conjuntos de puertas labradas en madera y otros objetos para la procesión han sido considerados como los objetos más valiosos que se exponen allí. Según Phan Trac Thuat, otro lugareño, cada 9 de enero según el calendario lunar, los aldeanos organizan un festival para realizar una procesión en homenaje a los tres genios del pueblo con el fin de bendecirles con una vida pacífica y próspera.

Hoy en día, Dong Ngac aún conserva 45 edictos reales desde la dinastía de Le a la de Nguyen. Se trata del único pueblo de Vietnam que ha mantenido intacto el edicto del rey Quang Trung. El poblado antiguo de Dong Ngac ha experimentado una vivencia plena y profunda de los valores culturales,  que aún hoy en día siguen siendo “tesoros” para los pobladores locales, y mediante los cuales se transmiten las buenas tradiciones a las próximas generaciones. 

comentar

Noticias Relacionadas
Otros