Junto a los mineros de Quang Ninh en una jornada laboral

(VOVWORLD) - El minero suele realizar su trabajo a cientos de metros de la superficie terrestre, en condiciones difíciles. En este mayo, Mes del Obrero en Vietnam, vamos a conocer cómo es la jornada laboral de esos hombres.
Junto a los mineros de Quang Ninh en una jornada laboral - ảnh 1Un pozo auxiliar donde hay asensor para trasladar los mineros a la profundidad de la tierra (Foto: baoquangninh.com.vn)

A las 5:30 de la madrugada estábamos en la sede de la Sociedad del Carbón Ha Lam, en la ciudad de Ha Long, en la norteña provincia de Quang Ninh. En una superficie de unos 75 metros cuadrados el ambiente era bullicioso. Muchos camiones vinieron a llevarse los empleados que realizarían el primer turno, de un total de tres en cada jornada laboral. En Quang Ninh se encuentra la mina más grande del país, con más de 10 mil obreros, en su mayoría directamente vinculados a la extracción. Luego del desayuno, estos trabajadores llegaron a sus respectivos talleres, donde guardan la ropa de protección y los equipamientos necesarios, tales como linternas y tanques de oxígeno. Allí, cada uno tiene tareas específicas asignadas. Después de decir su lema: “Seguridad”, iniciaron las labores, durante ocho horas consecutivas. Por esta razón, todos llevan pan y leche para reponer energías en los breves recesos. En los pozos auxiliares hay ascensores que los trasladan a una profundidad de unos 300 metros. Uno de los mineros comentó sobre las diferencias de su trabajo hoy día respecto a otros tiempos. “Anteriormente no había estas tecnologías. Por eso, caminábamos mucho y nosotros mismos teníamos que llevar los equipos. Ahora, tenemos trenes para facilitar el trabajo. Estos servicios son muy modernos y seguros, así como confiables. También, las tareas ya no se ejecutan de forma manual, sino con máquinas, por lo que el rendimiento es mayor y recibimos más beneficios”.

Junto a los mineros de Quang Ninh en una jornada laboral - ảnh 2 Los trabajos de seguridad se realizan de manera minuciosa y perfecta (Foto:baoquangninh.com.vn)

En cuanto a los desafíos al trabajar bajo la tierra, tales como la alta humedad y presión que podría causar un desmayo, el minero señaló: “He dedicado 24 años a este trabajo. Al principio estaba nervioso, pero luego me acostumbré gradualmente gracias a las explicaciones y ayuda de otros colegas más veteranos. Ahora, asumo esa misión para apoyar a los mineros jóvenes”.

Además, recordó una de las experiencias más memorables de su vida como minero: “Fue el fallecimiento de uno de mis colegas. Todos nosotros sentimos una profunda pena. Por esta razón, nuestra gran preocupación siempre es la seguridad. Acompañamos de cerca a los de menos experiencia para alertarles oportunamente de los riesgos. Esa es nuestra responsabilidad”.

Junto a los mineros de Quang Ninh en una jornada laboral - ảnh 3 Se trasladan el carbón al aire libre (Foto: baoquangninh.com.vn)
 

Las características de este trabajo convierten a los mineros en compañeros íntimos y a la vez cultivan su talento literario. Muchos de ellos componen obras poéticas y melódicas para escapar del ambiente oscuro y estrecho donde laboran.

A pesar de la dureza de su trabajo, la sonrisa no desaparece de sus rostros, ennegrecidos por cenizas. Al finalizar el turno, estos obreros regresan a casa, que es un apartamento en un moderno edificio residencial de la compañía. Otro minero explicó sobre su vida en este lugar, lejos de su familia. “Es muy seguro y más barato que el alquiler de un lugar afuera. Tenemos todas las instalaciones completas, de electricidad, gas y agua. Asimismo, contamos con espacio para practicar deportes como tenis de mesa, bádminton, voleibol y fútbol, además de salones residenciales para nuestros familiares cuando nos visitan.

Entretanto, Nguyen Van Phuong, minero destacado por sus iniciativas para aumentar la productividad y quien vive en su propia vivienda en la ciudad de Ha Long, expresó: “Mi ingreso promedio al mes es de 30 millones de dongs (1,320 dólares). Trato de ganar más para satisfacer las necesidades de mi familia. En lo adelante, continuaré proponiendo nuevas ideas para aplicarlas en nuestro trabajo”.

Se puede decir que la familia es el estímulo para que Phuong pueda realizar sus funciones con todas sus fuerzas, sin preocupación alguna. Su esposa dijo: “Lo escogí por amor. Me preocupo mucho por los riesgos de accidente dadas las características de su ambiente laboral, me siento muy feliz cuando vuelve a casa”.

Tanto Nguyen Van Phuong como otros mineros empiezan cada nueva jornada laboral con muchas esperanzas y fuerzas. A pesar de las dificultades de la minería, estas personas siempre son optimistas y se entregan a su trabajo.

comentar

Noticias Relacionadas
Otros