Vietnam… el sueño de Carla

(VOVWORLD) - No es experta, ni catedrática; aún no ha cumplido los diez años de edad. Mas, ante Carla María empieza a revelarse un mundo de sueños entre los que ella menciona “a Vietnam, algún día visitar a ese hermoso país, llevar una flor a la tumba del Tío Ho, conocer a los vietnamitas y hacer muchas amistades allá”.

Vietnam… el sueño de Carla     - ảnh 1

Carla María en el momento de la entrevista. Al fondo, sendos retratos de Ho Chi Minh y Martí.

Con imágenes de Vietnam colocadas en un álbum que sirve para ilustrar sus explicaciones, la pequeña irrumpió frente al auditorio. Primero dio unos pasos lentos -más bien reflexivos-, para luego iniciar la disertación. Segundos antes, su sonrisa y su gesto de cortesía arrebataron el aplauso de bienvenida en la sala repleta de espectadores. La elocuencia de sus palabras bastó para adueñarse del público; la gente la escuchó con especial atención; la admiró.

Vietnam… el sueño de Carla     - ảnh 2

Algunas actividades típicas de Vietnam, anuncia el álbum en su página de apertura.

Su ponencia fue la más aplaudida en la V Jornada José Martí-Ho Chi Minh, que sesionó del 3 al 19 de mayo en la provincia cubana de Guantánamo, en homenaje al Héroe de la Independencia de Cuba y al fundador de la República Popular de Vietnam. Ese interés, supuse, proviene del relato martiano: Un paseo por la tierra de los anamitas. Pero “no; lo he leído y es muy bonito, sin embargo, es mi tío, Ángel Mansfarrol, el que más me ha ayudado a conocer y amar a ese hermano país”.

Vietnam… el sueño de Carla     - ảnh 3

Las construcciones exóticas y la cocina anamita, dos aspectos que despiertan el interés de Carla.

Mansfarrol es funcionario del Ministerio de la Agricultura, atiende el programa del arroz, e interactúa con sus homólogos vietnamitas que apoyan el esfuerzo de Cuba para impulsar ese importante programa agrícola. “Por eso es que mi tío ha viajado varias veces a Vietnam, y conoce bastante de ese país”, subraya Carla María; “con él he aprendido bastantes cosas sobre la patria de Ho Chi Minh”.

En su conversación afloran la exquisitez  y la variedad de la cocina anamita, la naturaleza espléndida de la nación indochina, su arquitectura antigua, los museos y las construcciones exóticas “que los turistas no se cansan de retratar”.

Vietnam… el sueño de Carla     - ảnh 4

“Aunque fueron bombardeados, los bosques de Vietnam son muy hermosos”, sostiene la niña.

A quien quiera tener buenos ejemplos de pueblos valientes, la niña le recomienda “que estudie la historia de Vietnam y de Cuba; se parecen bastante. Aquí, en Playa Girón, el imperialismo tuvo su primera derrota en América; y en Vietnam le pasó lo mismo. A ellos no los vencieron con la guerra ni con el bloqueo; a nosotros tampoco nos van a vencer”.

La pionera de cuarto grado en la escuela “Vietnam Heroico”, sabe que aquel es también un pueblo de pescadores; y lo dice con tal propiedad, con tantos detalles, que a uno le cuesta creer que Carla jamás haya recorrido al suelo legendario de Anam. 

Vietnam… el sueño de Carla     - ảnh 5

Impresionada con la artesanía de los anamitas.

 “De la artesanía vietnamita, dice mi tío que ninguna es más bella; y, como si fuera poco, también dice que los arrozales que ha visto allá son los más lindos del mundo, ¿no estará exagerando?”, pregunta.  "No exagera", le aclaro y prosigo: "al ver algunos arrozales vietnamitas desde la distancia, uno no sabe si los plantó un agricultor o un artista, porque de lejos parecen una obra de arte".

- ¿y cómo usted lo sabe, periodista?

 - Pude verlos; yo estuve allá, le respondo.

- Pues mire, que lo envidio a usted y a mi tío; algún día yo también iré, replica sonriente, y me muestra las imágenes que atesora en su álbum. “Las recorté de revistas vietnamitas que él ha traído de allá para regalármelas, yo no entiendo el idioma, pero estas fotos me ayudan”.

Me despido y le doy las gracias. Ella me dice adiós con las manos; no me mira; sus ojos siguen clavados en el cuaderno, en el álbum donde Carla María Mansfarrol alimenta uno de sus sueños; de los tantos sueños que empieza a revelarle la vida. 

comentar

Noticias Relacionadas
Otros